El primer cubo de basura marina, testado en Mallorca

Océanos libres de plásticos, papeles, combustibles y detergentes. Agua salada limpia y menos contaminada. ¿Una utopía? No para Andrew Turton y Pete Ceglinski. Estos dos australianos son los padres de Seabin”, un cubo de basura automatizado que recoge los residuos acumulados cerca de clubes náuticos y puertos deportivos, enclaves propensos a almacenar basura flotante o aceites en suspensión. Y nosotros debemos estar orgullosos: su tecnología está siendo testada en el Real Club Náutico de Palma de Mallorca, «por su condición de centro neurálgico del sector en Europa y desde donde pretenden exportarla a nivel internacional», según informa Economía de Mallorca. Ya han presentado el prototipo y, desde noviembre, están recaudando fondos a través de la plataforma de crowdfunding Indiegogo para empezar a producirlo en serie.

El viento y las corrientes transportan continuamente a través de nuestros océanos residuos que se acumulan en clubes y puertos. Al tratarse de entornos controlados sin olas grandes ni tormentas, se convierten en la ubicación idónea para que “Seabin” recoja de manera ininterrumpida durante 24 horas al día, los 365 días del año, la basura flotante.

¿Cuánto dolor te produce estar compartiendo un baño con tus amigos los peces y las algas y ver que de pronto una bolsa de plástico se une a la fiesta? Algo así fue lo que movió a Turton, constructor de barcos y surfista, a poner en marcha el proyecto junto a Ceglinski, también surfer y diseñador industrial. «Disfrutaremos más de la playa porque no estaremos bañándonos entre plásticos y contaminación. Incluso comeremos mejor porque el pescado será más sano», explican en el vídeo de presentación del proyecto.

funcionamiento

Funcionamiento de la “Seabin” | Fuente: Indiegogo

El cubo de basura marina se coloca en el mar, fijado al muelle donde se sitúa una bomba que genera un flujo de agua para atraer los residuos. Estos quedan atrapados en una bolsa de fibra natural y el agua filtrada y limpia, es bombeada de nuevo y vertida al océano, sin plásticos, aceites ni detergentes. Además, uno de sus objetivos es producir esta papelera automatizada de la forma más sostenible posible, reduciendo al máximo su impacto en el medioambiente. Los plásticos y materiales capturados podrían ser reciclados, ¡y se utilizarían para producir más Seabins!

De momento, llevan recaudado a través del crowdfunding un 2% de los 230.000 dólares que necesitan. A falta de 36 días para que espire el plazo, ya han conseguido 36 patrocinadores. Esperan poder producir 50 “Seabins” para finales de 2016. A cambio de la colaboración, los australianos ofrecen a sus mecenas camisetas de algodón orgánico, posters y un certificado de participación, según la cuantía.

Aquí os dejamos el vídeo:

2 replies on “El primer cubo de basura marina, testado en Mallorca

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *