Cómo reducir el plástico de tu vida de manera sencilla

¿Sabías que existe una isla de plástico de 1.400.000 km2 en el océano?

Como lo oyes, una isla de basura casi 3 veces más grande que España se ha creado en medio del océano pacífico por culpa de los residuos que no reciclamos adecuadamente. En la actulidad existen islas de plástico en los 5 grandes océanos y una en el mediterraneo.

Hace ya tiempo os hablamos de esta problemática que ha sido en parte una de las razones por las que comenzamos a crear ropa surfista ecológica en Tambalea, para proteger los mares y océanos, es decir nuestra segunda casa.

En el post llamado isla de plástico, os contamos como algunas organizaciones se han unido para luchar contra esta atrocidad, sin embargo, toda ayuda parece poca en un planeta donde solo se recicla el 26% de los residuos que generamos los humanos.

Ayudar a cambiar el mundo es una cuestión de concienciación y también por supuesto, un esfuerzo por parte de cada uno de nosotros.

Hace un mes decidí llevar a cabo el mes sin plásticos, durante todo septiembre intenté reducir al máximo mi consumo de plástico, y aunque en algunas ocasiones es complicado hacerlo (por desgracia culturalmente los plásticos formas parte de nuestro día a día), si me sirvió para ser más consciente de todo el plástico que consumimos, y de implementar algunas costumbres fáciles de llevar a cabo que ayudan a reducir considerablemente el consumo de plástico.

7 fáciles medidas para reducir el plástico en tu día a día

1. Lleva siempre una bolsa extra contigo

Esta es sin duda una de las medidas más fáciles de cumplir. Acostumbrarnos a llevar siempre en la mochila una bolsa de tela ahorrará desperdiciar muchas bolsas cada vez que vayamos a comprar.

2. Sustituye productos envasados en plásticos por productos envasados en cristal

En algunas ocasiones no será posible, pero en otras muchas si hay productos similares al que deseas comprar que vienen en cristal.

Por ejemplo, en el mes de septiembre sustituí las botellas de plástico de aceite por botellas de cristal, así mismo también compré miel en tarros de cristal, y me hice con una pastilla de jabón en vez de comprar una botella de gel con envase de plástico.

Ya ves que de una sola tacada hemos ahorrado 3 envases de plástico sin tener que “sufrir” por ello.

3. ¿Café para llevar? No gracias

Menos del 1% de tazas de café para llevar son recicladas.  Esto unido a que cada vez tomamos más cafe para llevar hace que la cantidad de plástico no reciclado sea alarmante.

Una solución para acabar con las tazas para llevar es llevar tu propia taza a la cafetería. De hecho Starbucks tiene una política por la cual te descuentan alrededor de 25 centimos si llevas tu propia taza.

Entiendo que si estás en la calle camino a algún sitio esto no es viable, pero si tomas ese cafe en la oficina (por ejemplo), no te cuesta nada tener tu taza allí y reutilizarla cada vez que vayas a tomar café.

4. El agua del grifo

Otra lucha contra el plástico son las botellas de agua. Para terminar con esta tendencia tiende a usar una botella de aluminio reutilizable y llévala siempre contigo.

5. Compra a granel y en el mercado

Cuando vamos a un supermercado el 80% (estimación personal), de los productos que vemos allí están envasados con plásticos. Carne, embutido, pescado, pan, etc.

Una de las maneras más sencillas de acabar con este derroche de plástico es sustituir las grandes superficies por mercados tradicionales o tiendas especializadas como tiendas de venta al peso, carnicerías/pescaderías o fruterías.

En caso de hacer la compra en fruterías recuerda que no hace falta meter todos los productos en bolsas individuales, basta con agruparlos a la hora de ir a pagar.

6. Pajitas, tenedores o platos de plástico fuera

Todo esto que es de usar y tirar no deja de ser el enemigo número uno para la naturaleza. Piensa bien antes de comprar estos desechables e intenta sustituir estos productos por productos que puedan tener una segunda vida.

7. Zumos, sopas y comidas en general.. hazlas tu mismo

Tetabricks de zumos, sopa envasada, comida congelada ya preparada. Todos estos alimentos son cosas que podríamos hacer nosotros mismos, pero que por conveniencia y en ocasiones por pereza no hacemos.

Planear un poco de antemano y hacerte con los ingredientes necesarios para tu dieta semanal ahorrará el desperdicio de mucho plástico destinado a terminar en el mar.

Estas son solo algunas maneras que hemos implementado nosotros a la hora de terminar con el plástico, pero hay muchas otras opciones para reducir el consumo de este material.

¿Nos ayudas a completar la lista? Escribe en los comentarios las medidas que tú tomas a la hora de luchar contra el plástico.

2 replies on “Cómo reducir el plástico de tu vida de manera sencilla

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *